Compartir sin sufrir: redes sociales para escritoras

Redes sociales para escritoras: compartir sin sufrir

Facebook, Twitter, Linkedin, Google +, Instagram, Pinterest, Goodreads, Wattpad...¿En qué redes sociales necesitas estar presente? ¿Qué tipo de contenido tienes que publicar? ¿Con qué frecuencia? ¿Realmente compensa el tiempo y esfuerzo que dedicas a las redes sociales? ¿No es mejor emplearlo en escribir? 

Para cualquier escritora, la interacción con sus lectores es necesaria, pero si eres o quieres ser una autora independiente es fundamental. Tú no cuentas con el respaldo y el presupuesto de un departamento de marketing y promoción, así que tienes que hacer todo lo posible por ganar visibilidad y dar a conocer tu libro. Las redes sociales son tu gran aliado en esa tarea. 

Sin embargo, gestionar una buena presencia en la red es una tarea exigente; si no se hace bien, te acaba consumiendo una barbaridad de tiempo (que prefieres dedicar a escribir o a vivir tu vida) y como la actividad en ellas es frenética, puedes terminar agotada y frustrada, sintiendo que te has quedado atrás en la carrera por captar la atención de tus lectores. ¿Merece la pena? 

La buena noticia es que, también aquí, la calidad es más importante que la cantidad. Una presencia mínima pero bien planificada es suficiente para que obtengas beneficios de tu actividad en las redes sociales. 

Redes sociales: no tienen por qué ser abrumadoras
Con una buena estrategia, las redes sociales no tienen por qué ser abrumadoras

Redes sociales: lo que debes saber

Las redes sociales son una acción de marketing editorial barata y accesible siempre las uses con sensatez. Estas ideas te pueden ayudar: 

1. Olvídate de vender

Promocionar tu libro a todas horas y en todas las redes no aumentará tus ventas, pero te convertirá en una pelmaza de la que huirán los lectores.

Las redes sociales no son un canal de venta, sino una herramienta para contactar con tus lectores, compartir con ellos contenido interesante y relevante, responder a su preguntas, conocerlos y darte a conocer y, sobre todo, conseguir que acudan a tu página web, donde sí podrás ofrecerles el libro.  

"¿Y no puedo mencionar mi libro?" Sí que puedes, pero con mesura. Recuerda la regla de Pareto: si el 80% de tu contenido es de interés general para tus lectores, puedes dedicar el 20% restante a hablar de tu libro. 

El objetivo de las redes sociales no es vender. Los lectores quieren conocerte, no que les "coloques" tu libro.

2. No te disperses

No tienes que estar presente en todas las redes sociales. Selecciona dos generalistas (Facebook, Twitter, Instagram...) y una específica para escritores (Goodreads, Wattpad...) y si te sientes desbordada, prescinde de alguna. 

Eso sí, recuerda que tus perfiles sociales deben ser uniformes y coherentes para que tus seguidores te reconozcan e identifiquen en todo momento. Así refuerzas tu marca de autora

3. Esto no va de ti

Tu lector ideal es el centro de tu actividad en las redes sociales. ¿Qué le gusta? ¿Qué le interesa? ¿Qué contenido busca y comparte? No escribas para otros escritores ni para promocionarte descaradamente. Si quieres sacar partido a las redes sociales, busca temas interesantes, divertidos y útiles para tus lectores. 

4. Crea un calendario razonable

Tampoco tienes que estar en las redes a todas horas. Busca una frecuencia de publicación con la que te sientas cómoda (una o dos veces al día en Facebook y Goodreads, dos o tres en Twitter...) y automatiza el proceso todo lo posible, programando tus posts. Herramientas como Hootsuite, AgoraPulse o Buffer te pueden ayudar. 

Ser consistente también es importante: no te pases una semana derrochando actividad en las redes y luego desaparezcas durante un mes. Es mejor que publiques poco, pero a diario. 

Las redes sociales son herramientas que controlas tú. No permitas que te esclavicen

5. Mas paciencia y menos estadísticas

Estar presente en las redes sociales es una labor que requiere paciencia. Si eres constante y piensas en lo que interesa a tus lectores, tus seguidores irán aumentado. No pierdas el tiempo comprobando tus estadísticas cada dos por tres (aunque puedes hacerlo de vez en cuando, para redefinir tu estrategia). Vale más que tengas 100 fans entusiastas que mil seguidores medio desconocidos. 

Redes sociales: ¿qué puedes compartir?
Comparte contenido de calidad que interese, entretenga e inspire a tus lectores

¿Que puedes compartir en tus redes sociales?

El contenido que puedes compartir para captar la atención de tus lectores es casi infinito, pero por si no se te ocurre nada, aquí tienes una lista que te servirá ya seas escritora de no ficción, novelista o bloguera. Solo tienes que adaptarla a tu lector ideal: 

  • Reseñas de tus libros favoritos tanto de autores conocidos como indies
  • Artículos interesantes sobre tu sector profesional o sobre literatura en general. 
  • Listas de tus autores favoritos: anécdotas, por qué te inspiran.
  • Entrevistas, posts como escritora invitada: no te ciñas a otros escritores y entrevista a ilustradores, diseñadores de portadas, guionistas...
  • ¿Qué es tendencia en tu género? 
  • ¿Has visitado o participado en alguna feria del libro? Cuenta tu experiencia 
  • Comenta tu rutina para escribir, háblales de tus "manías de escritora". 
  • ¿Cuál es tu proceso de documentación
  • Cuenta alguna anécdota personal relacionada con tus procesos creativos. 
  • ¿Qué tal un relato corto basado en alguno de tus personajes? 
  • Comenta cómo te va en la campaña de promoción de tu libro. 
  • Comparte tus dificultades -pero sin agobiar. 
  • Reseña las actividades y eventos a los que asistes como escritora, pero no conviertas tu blog en una "alfombra roja". 
  • ¿Y si ofreces contenido en audio o en vídeo para variar? 
  • Propón encuestas, test A/B, implica a tus lectores. 
  • Pídeles ayuda para continuar o finalizar un capítulo.
  • Recomienda algunos de los servicios y herramientas que usas como escritora.  
  • Pide la opinión de tus lectores sobre el título o la portada de tu próximo libro. 
  • Háblales de cómo se te ocurrió la idea para tu libro (¡les encanta!)
  • ¿Y una sesión de preguntas y respuestas con tus lectores usando Skype o Zoom? 
  • Comenta algunos casos de éxito en tu práctica profesional y cómo se pueden replicar aplicando los consejos de tu libro
  • Y muchos, muchos más temas que se te irán ocurriendo. 

Partiendo de esta lista no exhaustiva, verás que compartir contenido relevante y que complazca a tus lectores no es tan complicado ni tan estresante y los beneficios que obtendrás en términos de visibilidad personal y para tu libro son enormes. Eso sí, tómatelo con calma: los frutos de tu trabajo no serán inmediatos, pero te recompensarán por el tiempo invertido. 

¿Lista para empezar a brillar en las redes sociales? ¿Alguna duda o pregunta que quieras hacerme? Nos vemos en los comentarios. 

Y, claro, puedes enviar el artículo a cualquiera a quien pueda ser út

Quiero dar las gracias y un abrazo a Isabel Lozano (autora de El don de la palabra: un instrumento de magia, fantasía aplicada al desarrollo personal) y a Susana Ameijeiras (novelista, a punto de publicar Voces para Leonor), por sugerirme este artículo. ¡Espero que os ayude, chicas!

10 cosas que debes saber antes de autopublicar tu libro

Autopublicar: 10 cosas importantes

¿Estás pensando en autopublicar tu libro? ¡Buena idea! Gracias a las plataformas de autopublicación ya no tienes que enviar tu manuscrito a una editorial convencional y esperar mordiéndote las uñas a que te den una respuesta. Si de verdad quieres compartir tus conocimientos con los lectores, ayudarles y entretenerles puedes poner tu libro en sus manos fácilmente. O eso te dicen. 

Pero no te lances aún a subir un PDF a Amazon. Déjame compartir contigo las 10 cosas que debes saber antes de autopublicar tu libro,  unos consejos de sentido común que te ahorrarán tiempo, dinero y esfuerzo cuando decidas ponerte a ello. 

Autopublicar está bien, pero...

La autopublicación ha sacado los libros de las grandes (o pequeñas) editoriales. Cualquier escritor con unos mínimos conocimientos técnicos puede subir su libro a una de las muchas plataformas que existen y ponerlo a la venta. Se acabaron las peregrinaciones de editorial en editorial, las cartas de rechazo, la sensación de amargura y fracaso cuando veías que otros escritores sí lograban publicar. ¿Has escrito un libro? ¡Autopublícalo! 

Autopublicar tu libro

Autopublicar es fácil. Cualquiera puede convertir un fichero, ponerle una portada prediseñada y un título y ¡voilà, ya tiene un libro! 

No. Eso no es un libro. Es un experimento, si quieres, pero si alguien lo compra se va a llevar una gran decepción. 

Democratizar la publicación tiene su lado oscuro, porque se ha hecho a expensas de la calidad. Como los estándares de publicación son mínimos, las librerías online están llenas de "libros" pésimos: mal escritos, peor maquetados, sin corregir...nada que ver con los que publican las editoriales convencionales. 

Autopublicar no significa renunciar a la calidad. Un libro autopublicado debería ser un buen libro. #EdiciónDeCalidad

También hay excelentes libros autopublicados, por supuesto. Si quieres que el tuyo esté entre ellos, empieza por tener en cuenta estas diez ideas. 

10 cosas que debes saber antes de autopublicar tu libro

1. La competencia es dura

La autopublicación es accesible. Supone una gran oportunidad para las escritoras con poca o ninguna experiencia editorial pero, al mismo tiempo, implica que hay cientos de escritores y miles de libros compitiendo por la atención de los lectores. Aunque la digital lleva un par de años estancada, la edición en papel está creciendo y, en España, los libros autopublicados en 2016 han supuesto el 28% de las ventas del sector. 

Si vas a autopublicar, tendrás que estudiar a tu competencia y conseguir atraer a tu lector ideal. 

Autopublicación: conoce a tus lectores
Tus lectores lo son todo: ¡cuídalos!

2. Tus lectores lo son todo

Como autora autopublicada dependes totalmente de tus lectores. Tienes que conocerlos bien, saber qué les interesa, qué les emociona, qué necesitan, qué les impulsa a comprar libros, donde los compran, dónde y cómo interactúan con otros lectores. 

Tu no tienes detrás un gran departamento de marketing para dar visibilidad a tu libro. Esta vendrá de la mano de tus lectores, de la manera en que te relaciones con ellos, de sus reseñas y comentarios. Cuídalos como el tesoro valioso que son. 

3. Para destacar, necesitas calidad

Tengo que insistir. Un libro chapucero, mal organizado y peor escrito, con faltas de ortografía, con blancos innecesarios, con saltos de página imprevistos, con líneas viudas y huérfanas, con los títulos ubicados en una página diferente al texto, mal cortados, con portadas"caseras" y sinopsis irrelevantes, con errores en los índices y las referencias...¡es un mal libro! 

No permitas que tu nombre y tu prestigio se asocie a un libro de mala calidad. Si a ti no te preocupa lo que entregas a tus lectores, a ellos no les importarás tú. Es una cuestión de respeto. 

Respeta a tus lectores compartiendo con ellos el mejor libro posible. #EdiciónDeCalidad

4. Maquetar un libro no es tan fácil

Esto no va de escribir cuatrocientas páginas en Word, pasarlas a PDF y ya está. El manuscrito hay que trabajarlo bien desde la primera hoja para evitar problemas de conversión; tendrás que cumplir con las especificaciones de la plataforma de autopublicación que elijas, subir tu libro en el formato apropiado, cuidar la maquetación de índices, imágenes e ilustraciones...No es imposible, pero formatear un libro lleva tiempo y es un paso imprescindible para que lo acepte la plataforma. No escatimes esfuerzos.  

Autopublicar: tienes que vender tu libro
¿Tienes claro que vender tus libros debe ser tu prioridad?

5. Tu objetivo no es publicar, sino vender

Tu trabajo como escritora autopublicada empieza cuando pones tu libro a la venta. No confíes en que los lectores llegarán a él por arte de magia y prepárate para diseñar una buena campaña de lanzamiento y marketing, para crear tu plataforma de autora y tu estrategia de redes sociales, para actualizar tu blog...Si quieres ayudar e inspirar a tus lectores, tienes que venderles tu libro. 

Y si la idea de conciliar arte, escritura y dinero te preocupa, acepta mi consejo: ¡supéralo! Una escritora que no vende es una escritora invisible y pobre. 

Una escritora que no vende es una escritora invisible y pobre. #EdiciónDeCalidad

6. Título, portada y sinopsis

Un contenido excelente no garantiza unas buenas ventas. ¿Triste? ¡Pues claro! Pero real. El 99% de los lectores se sienten atraídos por el título y la cubierta de un libro y  le dan la vuelta para leer la sinopsis. Esos tres elementos determinan las decisiones de compra de libros; el contenido viene después. 

No racanees a la hora de diseñar una portada elegante y llamativa, procura que el título de tu libro sea visible (en las librerías online la cubierta se ve del tamaño de un sello) y redacta una sinopsis atractiva que tenga en cuenta las necesidades de tus lectores. Si no lo haces, tu libro pasará desapercibido. 

7. Autopublicar no es gratis

"¿Cómo? ¿Es que Amazon te cobra por subir un ebook?" No. Ninguna plataforma te cobrará por alojar tu libro en sus librerías virtuales, pero ¿has pensado alguna vez en lo que tienes que invertir para llegar hasta allí? Tu tiempo y tu esfuerzo, para empezar; luego, los servicios profesionales que contrates (corrección del manuscrito, portada, plan de marketing, algún taller de escritura, los primeros ejemplares que comprarás para asegurarte de que el libro está bien impreso y encuadernado, el ISBN si decides comprarlo...) Todo suma y todo lo debes tener en cuenta. 

Autopublicar no es gratis. Ten en cuenta todos tus costes: los personales y los editorales. Todo cuenta en una #EdiciónDeCalidad

8. Invierte con sensatez

Eres una escritora novata, es tu primer libro y en él has puesto mucha ilusión: conocimientos que quieres transmitir, ideas que quieres compartir, deseas conectar con ese lector que busca y necesita un libro como el tuyo..., pero no sabes cómo hacerlo. 

A veces, lo mas sensato es delegar esas tareas que no sabes o no quieres asumir (diseño de portada, diseño web, corrección, marketing) porque, a la larga, vas a ganar tiempo, tranquilidad y tener como resultado un libro de aspecto y contenido profesional. 

Invierte en ayuda externa si la necesitas pero hazlo con sensatez: lleva un control de tus costes y no gastes más de lo necesario.Recuerda que tu objetivo es recuperar con tus ventas lo que hayas invertido en la producción de tu libro. 

9. ¿Cuál es tu precio?

El precio de tu libro es crucial y no lo debes poner a la ligera. No te dejes llevar por la tendencia en tu género y siéntate con papel y boli para echar unas cuentas muy necesarias. 

Este cálculo te ahorrará algún disgusto económico: 

I (ingresos) = P (precio de venta) x N (número de lectores)

Y tus ingresos deberían ser la suma de tus costes de producción (porque quieres recuperarlos) y tu margen de beneficios (porque algo de dinero querrás ganar con tu libro).  Si aspiras a 1.500 € de ingresos anuales y vendes tu libro a 10 €, necesitarás 150 compradores. Si quieres conseguir esos ingresos en 6 meses, tendrás que duplicar el precio o el número de compradores. Así de simple. ¿Cuánto tardarás en obtener esos ingresos si lo vendes a 3,99 €? Echa cuentas. 

Si eres una escritora profesional, el precio de tu libro no es -ni puede ser- una decisión arbitraria. #EdicionDeCalidad

Inspírate en los escritores que ya tienen éxito

10. Busca inspiración

¿A qué escritores admiras y por qué? Hay escritores independientes que lo están haciendo muy bien. Tienen una estrategia de marketing eficaz, son cálidos, cercanos y se comunican con sus lectores, han construido en su web o en sus redes sociales el perfecto escaparate para promocionar sus libros...Sea cual sea el motivo, aprende de ellos y replica las estrategias que funcionan. Aquí no se trata de inventar la rueda, sino de poner tus libros en marcha para que sigan rodando durante mucho tiempo. 

Observa a superventas como Rafael Santandreu, Megan Maxwell o David Valois, la manera en que Clara Fuertes está presente en Facebook o cómo promociona Itziar Sistiaga sus libros en Twitter. Aprende de ellos. 

Estas son diez de las cosas más importantes a la hora de autopublicar tu libro. Habrá otros factores a tener en cuenta porque cada libro es distinto, pero ten por seguro que si estas te fallan tendrás poco éxito como autora independiente. 

Si ya has publicado, ¿has tenido en cuenta algo más? ¿Echas en falta algún elemento que creas necesario? ¿Alguna de esas ideas te parece esencial o irrelevante? Tus comentarios nos enriquecen a todas las escritoras.

¿Conoces a alguien a quien le puede gustar este artículo? Compártelo, por favor. 

Sal a jugar: ejercicios creativos para escritoras

Sal a jugar: sé creativa

La creatividad es la inteligencia divirtíendose.

¿Te sientes agobiada como "escriemprendedora"? ¿Tus textos están perdiendo chispa? ¿Te cuesta encontrar buenas ideas para escribir? ¡Sal a jugar!

Como escritora indie, tu vida está llena de tareas relacionadas con tu oficio: escribes varias horas, estás presente en las redes sociales, actualizas tu blog y tu web, compruebas tus ventas y ajustas tu estrategia de marketing...¡Cuántos sombreros distintos usas en un sólo día!

Escribir no ficción también puede convertirse en una ocupación poco gratificante: en tus libros no hay fantasía, sino teorías, hechos, estrategias, ejercicios, citas y opiniones. Te emociona pensar que con tus libros estás ayudando a tus lectores, pero a veces el trabajo te parece un poco árido, como escribir un libro de texto

Y luego están esos momentos (nos pasan a todas) en que las ideas te rehuyen y te quedas frente a la pantalla en blanco, sin saber sobre qué escribir y, como Joan Manuel Serrat, piensas que: "hoy las musas han 'pasao' de mí". 

En esos momentos en que escribir ya no te parece el mejor oficio del mundo, necesitas dejar que tu creatividad tome el control. Vete al patio de recreo. ¿Cuánto hace que no sales a jugar?

Los beneficios de salir a jugar

Cuando necesites salir a jugar y hacer un paréntesis de diversión en el cotidiano escribir, no hay nada como saltar al otro lado de la valla y pasarse un rato a la escritura de ficción. 

Escribes sobre desarrollo personal, sobre autoayuda o sobre marketing y no eres novelista, pero eso no significa que no puedas - y debas - aprovechar todos los beneficios que te puede aportar la escritura creativa. 

¿Has oído hablar de la escritura automática? Los ejercicios que te propondré se basan en la misma idea: liberar tu mente para dejar que las ideas fluyan y se reorganicen. Pasarse al otro bando es terapéutico y divertido así que, cuando lo necesites, sal a jugar. 

  • Hacer una pausa para jugar equivale a una sesión de yoga mental: tus ideas adoptan nuevas posturas, se flexibilizan, se estiran y se expanden.
  • Escribir ficción enriquecerá tus textos de no ficción, les dará un toque de originalidad que encantará a tus lectores. 
  • Desbloquearás tus canales creativos obstruidos por la repetición de técnicas y tareas. ¡No tienes por qué escribir siempre sobre los mismos temas y de la misma manera! 
  • Te divertirás, te relajarás y volverás a tu trabajo con nuevas perspectivas y más ideas. 
Sal a jugar, usa tus juguetes
Foto: Hannah Rodrigo en Unsplash

Estos son tus juguetes

Para salir a jugar no necesitas muchas cosas: 

  • Al menos, una hora de tu tiempo, pero puedes dedicarle más si quieres. 
  • Olvidarte del perfeccionismo: no necesitas obtener un resultado perfecto; ni siquiera tienes que hacerlo bien. Solo tienes que divertirte. 
  • Una mente abierta: vas a experimentar con otros géneros y técnicas de escritura que quizá nunca has usado antes. No te plantees por qué ni cómo. Solo hazlo. 
  • Los materiales propios de una clase de arte para niños: hojas en blanco, rotuladores, bolígrafo, lápiz, fotos, tijeras, pegamento y cualquier otro que te inspire para crear. 

¡Sal a jugar!

Te propongo tres ejercicios, diferentes pero relacionados entre sí: hacer un dibujo, escribir un poema y escribir un microrrelato. Cada uno parte de otro, en un círculo creativo pensado para dejar que tus ideas fluyan libremente, así que no las encierres. Déjate llevar y pásalo bien. 

Puedes encadenar un ejercicio tras otro o hacerlos en días diferentes, pero te recomiendo que los hagas todos; no dejes uno fuera porque no te ves capaz. Sal de tu zona de seguridad. 

Escribe un microrrelato

Retrato de un poeta adolescente, de Karmelo Iribarren

Un paquete de tabaco / un libro de poemas, /cuarenta duros / para tomar unas cervezas...

Poca cosa, es verdad: /pero para mí / era suficiente.

Y entonces aparecieron las mujeres. 

¿Qué te sugiere este poema? ¿Qué mujer o qué mujeres son esas? ¿Dejó el poeta de ser poeta? ¿Era feliz siéndolo? Escribe un microrrelato (8 a 10 líneas). Invéntale una historia. 

Haz un dibujo o crea un collage

Tranvía, de Andrea Bocconi

Por fin. La desconocidad subía siempre en aquella parada. "Amplia sonrisa, caderas anchas...una madre excelente para mis hijos", pensó. La saludó; ella respondió y retomó su lectura: culta, moderna. 

Él se puso de mal humor: era muy conservador. ¿Por qué respondía a su saludo? Ni siquiera lo conocía. Dudó. Ellá bajó. 

Se sintió divorciado: "Y los niños, ¿con quién van a quedarse?"

¿Qué imágenes te vienen a la mente al leer el relato? ¿Qué sentimientos, qué colores? Puedes plasmarlos en un dibujo o hacer un collage. Permítete esa creatividad. 

Escribe un poema

Sal a jugar, escribe un poema
Foto: Jacob Ufkes en Unsplash

¿Qué poema te inspira esta foto? ¿Sobre el amor en la actualidad? ¿Sobre la soledad? ¿Sobre la indiferencia? ¿Sobre la feliz individualidad? Escribe unos versos. Y recuerda que la rima ya no se lleva. 

¿Qué te parece la idea de salir a jugar? ¿Te resulta interesante o quizá te intimida un poco escribir como no lo has hecho hasta ahora? 

Te recomiendo que des una oportunidad a estos ejercicios cuando te sientas tensa, agobiada o sin muchas ganas de ponerte a escribir y notarás una diferencia positiva en tu estado de ánimo y en tu creatividad. 

¡Ah! Y si escribes ficción tendrán el mismo efecto sobre ti, así que úsalos. 

Cuéntame cómo te ha ido cuando los hagas y si conoces a alguna escritora a la que le pueda venir bien un "empujocito creativo" extra, compártelos por favor. 

Construye tu marca personal de autora con Marta Bernal (II)

En un momento en que se publican cientos (si no miles) de libros al día, tu visibilidad como autora y la de tus libros es fundamental. ¿Cómo conseguir que los lectores te encuentren, compren uno de tus libros y se conviertan con el tiempo en lo que Stephen King llama "lectores constantes"? 

Si no dispones de un enorme presupuesto para publicidad, la única vía es que te construyas una plataforma de autora sólida, que invite a tus lectores a establecer una relación literaria contigo.

De todas las acciones y estrategias que la componen, tu marca personal como escritora es tan esencial que, sin ella, el resto es poco más que frío marketing

La marca de autora te define: cómo escribes, cómo promocionas tus libros y te relacionas con tus lectores, qué les ofreces, cómo reaccionas ante las reseñas favorables (o las que no lo son tanto); es una ventana abierta a tu mundo literario. 

La #MarcadeAutora es una ventana abierta a tu mundo literario

En la primera parte de esta masterclass, Marta Bernal te ha mostrado qué es (y qué no es) una marca personal de autora y su importancia para tu carrera literaria. Ahora, te ofrece un "paso a paso", ilustrado con ejemplos de su experiencia profesional, para que construyas la tuya propia y aproveches todo su potencial. 

Así construyes tu marca de autora...

¿Qué tiene que hacer una escritora para construir su marca personal? 

Construir tu marca de autora es una tarea que nadie puede hacer por ti; por eso es personal. Puedes buscar apoyo y orientación en profesionales durante el proceso, pero al final, tienes que involucrarte en su elaboración, ser sincera contigo misma y, sobre todo, fiel a tus valores

1. Hazte preguntas: cuantas más te  hagas, más fuerte será tu marca y más conocimientos tendrás para desarrollarla. Estas son las más básicas: 

  • ¿Quién eres? ¿Qué escribes? 
  • ¿Cuáles son tus valores? ¿En qué crees?
  • ¿Cómo te comunicas con los demás? 
  • ¿Por qué has escrito este libro? 
  • ¿Qué quieres conseguir con él? 
  • ¿Quién es tu lector ideal? 
  • ¿Quién es tu competencia? ¿Quién más escribe sobre tu temática, en tu género? ¿Cómo se dan a conocer entre sus lectores? 
  • ¿Qué te hace diferente como escritora? 

Estas preguntas te ayudarán a ser consciente de la personalidad de tu marca para, después, desarrollar tu estrategia de comunicación. 

¿No sabrías como definirte ni decir qué te hace única? Pregunta a tus amigos, a tu pareja, a tus lectores beta. 

Marca personal de autora con personalidad
La escritora y coach Jennifer Lee (de Artizen Coaching) ha sabido plasmar su personalidad creativa y juguetona en su marca de autora.

2. Define tu estrategia, para saber qué vas a comunicar, a quién y cómo

Ten claro cómo vas a dirigirte a tus lectores, a nivel verbal y visual, para que perciban tus valores y lo que te hace diferente. 

Sé tu misma: si eres una persona cercana, cariñosa y cordial no te pongas toda técnica en tus textos ni te disfraces de ejecutiva para tu foto de portada. Parecerás falsa y crearás desconfianza en tus lectores. 

A nivel verbal, asegúrate de que todo cuanto publicas (artículos, comentarios, contestaciones a reseñas, tweets) es coherente con tu personalidad. Engañar a tus lectores te costará caro.

A nivel visual, recuerda que todo tiene un significado: un color, un tipo de letra o elegir líneas curvas o rectas; tenlo en cuenta a la hora de seleccionar los elementos gráficos de tu marca personal de autora. 

Si eres una persona optimista y alegre, el amarillo puede ser uno de tus colores; si eres romántica, dulce y cariñosa, te irán mejor los colores pastel, con tonos rosas o violetas. 

Podría pasarme horas hablando de cómo elegir colores y tipografías, pero antes de decidir cuáles quieres usar, tienes de definir el estilo visual de tu marca

Cuando tengas claro qué estilo gráfico te representa, todos los elementos de tu marca de autora irán en consonancia con él: desde la tipografía para tu blog hasta la portada de tu libro. 

Hana Kanjaa: marca personal de autora
Web de la coach y escritora Hana Kanjaa
Hana Kanjaa: marca personal de autora en la portada de su libro
Portada del libro de Hana

3. Aplica esta estrategia de forma constante: crea un mensaje unificado a nivel verbal y visual que se impregne en la mente de tus lectores. 

Un mensaje inconsistente confunde a tu audiencia y le genera desconfianza: creerán que eres una aficionada. La coherencia te ayudará a diferenciarte, a calar en la mente de tus lectores y a mostrar el potencial de tu libro. Un mensaje unificado (como el de Hana Kanjaa) hará que tus lectores te recuerden y reconozcan en cuestión de segundos

La #MarcadeAutora aúna preguntas,estrategia y un mensaje unificado

Y así, no

¿Cuáles son los errores más frecuentes que se cometen a la hora de diseñar una marca personal de autora? 

En primer lugar, actuar sin un plan estratégico. Necesitas definir tus objetivos para saber qué acciones tienes que llevar a cabo porque, si no, vas sin rumbo, realizando tareas sin saber si son o no efectivas, si el trabajo que estás haciendo te hará alcanzar tus metas.

Otro error es no tener desarrollada tu identidad visual para transmitir la imagen que deseas a través de tus diseños. Usar colores, tipografías, iconos o fotografías de estilos muy diferentes en tus redes sociales o tu web te vuelve irreconocible. 

También está la falta de coherencia: si tienes una web minimalista, con colores pasteles, no puedes hacer publicaciones usando letras manuscritas con colores fuertes que no pegan en absoluto con tu imagen de marca. Y por mucho que te gusten las orquídeas, no incluyas podcasts de jardinería en tu web. Es un contenido irrelevante para tus lectores. 

Finalmente, no conocer al público al que te diriges: es un error muy común creer que tus libros están dirigidos a todo el mundo, que cualquiera con dinero para comprarlos es tu lector ideal. Así diluyes la fuerza de tu imagen y tu mensaje. 

Pero tiene solución

¿Y qué soluciones propones tú? 

Primero, tener claro cuáles son tus objetivos y qué acciones vas a realizar para conseguirlos. 

Estas acciones tienen que ser medibles, para que sepas si están funcionando o si tienes que cambiar y poner el foco en otra actividad que te ayude más. Por ejemplo, si tu objetivo es que aumenten las ventas de tu libro en Amazon, tendrás que hacer publicidad en las redes sociales (¡cuidado con el spam!), apuntarte a las promociones de la plataforma y escribir contenido de forma habitual en tu blog y compartirlo con tus lectores.

Cada dos o tres meses comprobarás (en el ranking y los reportes de Amazon y las estadísticas de Google Analytics y Facebook) si tus actividades han dado el resultado que esperabas. 

Después, crear una guía de estilos que puedas consultar cuando vayas a realizar un nuevo diseño. En tu comunicación verbal, tendrás en cuenta cómo te expresas, cuál es tu estilo al escribir, cuál es tu tono y tu voz; en tu comunicación visual, los elementos gráficos que forman parte de tu marca. Se trata de que tu imagen sea constante, coherente y transmita el mensaje que quieres. 

Marca personal de autora: guía de estilo visual
Esta es mi guía de estilo: la uso en mi web, en este blog y en las redes sociales

Y aunque te cueste un poco, acostumbrarte a ser coherente en lo que dices y en cómo lo dices. Si no, confundirás a tus lectores creando una sensación de inseguridad que no te beneficia. Tienes que crear coherencia para generar confianza, mostrar tus valores y hacer que el lector se sienta identificado contigo y con tu libro, como lo hace la coach y escritora Ester Vega.

Marca personal de autora en la web y los libros de Esther Vega
Coherencia visual en la marca personal de Ester Vega

Por último, conocer a tu lector ideal, hablar directamente con él, enamorarle y demostrarle que, en tu libro, encontrará lo que busca. Así crearás entre vosotros una relación fiel y duradera: se apuntarán a tus preventas, te seguirán en las redes sociales y te dejarán unas reseñas fantásticas. 

Si tu género es el desarrollo personal y has escrito un libro sobre cómo eliminar barreras mentales basándote en tu propia experiencia, tu lectora ideal será una mujer que tenga esa misma preocupación. Al escribir los textos de tu web, tus publicaciones en las redes sociales o tu página de autora en Amazon, habla de ella, demuéstrale que conoces su problema y que puedes ayudarle a resolverlo. 

Así te acercarás a tus lectoras, humanizando tu marca y cuando vayan a comprar un libro sobre esta temática, apostarán por comprar el tuyo, porque te conocen y confían en ti. 

¿Un consejo imprescindible para tener una buena imagen de marca como autoras? 

Desarrolla una imagen de marca con la que te sientas cómoda, con la que puedas trabajar para evitar la tentación de cambiar tus colores, tipografías o elementos cuando vayas a realizar una nueva publicación. 

Escribir con un estilo y una voz que no es la tuya y salirte del estilo visual de tu marca te perjudican, porque estás comunicando al exterior un mensaje inapropiado. 

La coherencia textual y visual es esencial para calar en la mente de tus lectores, transmitir el mensaje que deseas y destacar como autora. Para conseguirla necesitas conocerte bien y saber quién eres y lo que quieres comunicar.

La coherencia textual y visual supone conocerte bien y saber quién eres y lo que quieres comunicar. #MarcadeAutora

¿Un poco más de ayuda?

Ayudas a las emprendedoras a crear su marca personal, pero ¿cómo es tu proceso de trabajo? ¿Qué hay en él para que una persona creativa se sienta a gusto trabajando contigo? 

Mi objetivo es ayudar a mis clientas a conseguir una imagen de marca que las represente a ellas y a su negocio para que puedan diferenciarse de otros profesionales que están empezando. 

Tu creatividad y tu visión es clave. Si trabajas conmigo, te involucras desde el primer momento. Es tu marca personal, así que tienes que darme las pautas para saber qué estilo gráfico te gusta para que pueda diseñar tu imagen visual. 

Cuando contestas al briefing o compartes las imágenes para crear tu moodboard te voy conociendo y esto me ayuda a saber cuáles son tus objetivos y qué diseño te gusta y te ayudará a alcanzarlos.

Crear la identidad visual de tu marca no es sólo diseñar un logotipo, el perfil de tus redes sociales o la portada de tu libro, sino preparar todo un diseño estratégico que te ayude a alcanzar tus metas profesionales. Para eso, necesito trabajar mano a mano contigo, conocer tus valores y tu colaboración a lo largo de todo el proceso de diseño. 

Y si quieres saber más, este es mi regalo para ti, para ayudarte a crear la imagen visual de tu marca de autora. Descárgalo aquí.

Imagen de marca: identidad visual de regalo

Ya sabes qué y cómo escribes. Tu marca de autora tiene que ver con quién eres como escritora. El mejor momento para empezar a construirla es ahora mismo. Trabaja en ella aunque aún no hayas terminado (ni publicado) un libro. Aunque escribas en otros medios (blogs, revistas online, redes sociales), tú también eres una marca. Sé la mejor posible.

Tu #MarcadeAutora tiene que ver contigo como escritora, no con lo que escribes.

¿Ya has decidido qué vas a comunicar con tu marca personal de autora? ¿Sabes qué estilo te representa y es totalmente "tu"? ¿Te gustaría que Marta y yo te aclarásemos algún concepto? ¡Envíanos tus comentarios! 

¡Ah! Y si sabes de alguna escritora a la que esta masterclass le pueda ayudar, compártela. 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Tú eres una marca: marca de autora con Marta Bernal (I)

"De ninguna manera. Soy una escritora, una artista. Haz el favor de no mezclar el marketing con la literatura". ¿Es esto lo que piensas si te digo que tú eres una marca? 

¿Alguna vez has pensado qué significa ser y tener una marca personal como autora? ¿Sabes cómo se construye y cómo se mantiene? 

Si quieres llegar a tus lectores, conectar con ellos, que te conozcan y aprecien tu trabajo es fundamental que estés alineada con sus gustos y expectativas, que te reconozcan y, para conseguirlo, tienes que trabajar tu marca personal, tu marca de autora. 

Vamos a tener la suerte de que, durante dos semanas, nos acompañe Marta Bernal, un referente en marca personal, que nos regala casi una masterclass para que aprendas un montón sobre marca de autora. 

¿Te la presento? 

Marta Bernal de MartaBG

Marta Bernal es diseñadora gráfica y trabaja con coaches y emprendedoras que quieren  mostrar todo su potencial a través de su marca y su imagen visual. Emprendedora, mamá y fan de la formación online, Marta es muchísimo más que una diseñadora de logos: es una potenciadora de identidades. 

Hablamos de escribir

Marta es perfecta para hablar de marca personal para autoras porque ella también escribe y es una persona muy creativa

¿Qué importancia tiene la creatividad, la imaginación en tu trabajo? 

Es una parte fundamental. Para diseñar la imagen visual de una marca personal tengo que conocer muy bien a la persona con la que trabajo para plasmar visualmente quién es, qué hace y cómo lo hace. 

Imaginar a esa persona en su día a día, en su trabajo, en su vida personal es esencial para elegir colores, tipografías y otros elementos gráficos para su marca.

Tienes un blog imprescindible sobre marca personal. Cuéntanos algo sobre tu faceta de escritora: ¿te resulta fácil? ¿Cómo es tu proceso de escritura? 

Me gusta escribir desde que era niña, aunque no me resulta fácil hacerlo; me cuesta arrancar. Pero cuando me suelto ¡no hay quién me pare!

Empiezo haciendo un esquema de lo que quiero comunicar que me sirve para redactar el artículo. Soy muy visual y buscar imágenes que me ayuden a explicar lo que deseo es esencial para dar forma al contenido. 

Hago muchísimas correcciones y cambios. Soy muy perfeccionista, tanto que, a veces, tengo que retrasar la fecha de publicación del artículo. También dejo pasar unos días entre que termino el texto y lo corrijo; así tengo otra perspectiva y veo si el tono y el estilo del artículo son los míos. Tengo una forma sencilla de comunicarme porque quiero que mis textos sean claros, fáciles de entender y que mis lectoras saquen mucho partido al contenido que comparto con ellas. 

Fuerza y coherencia en la marca personal de la autora y emprendedora Danielle LaPorte

Tú eres una marca

Se habla mucho de marca personal, pero ¿qué es exactamente? ¿Equivale a una marca comercial? 

Primero tengo que aclarar qué es una marca. La mayoría de la gente piensa que es sólo un logotipo, pero es mucho más que eso: es la percepción que tiene el público de una empresa o un producto, de un libro por ejemplo. Es algo intangible, subjetivo, emocional. Una marca fuerte es aquella que arranca un sentimiento en el público, que la convierte en parte de su vida aunque no sepa por qué. 

Si esto lo traslado a una persona, obtengo su marca personal: es lo que los demás piensan o experimentan al relacionarse contigo o al adquirir uno de tus productos o servicios. Tu marca personal está ahí siempre, seas o no consciente de ella, por eso debes tomar las riendas de tu comunicación y desarrollar tu marca personal para que tu público, tus lectores, te perciban como tú quieres.

¿De qué le sirve a una escritora tener una marca personal bien definida? ¿No basta con tener los libros visibles en Amazon? 

La marca personal ha venido de la mano de Internet y las redes sociales y está aquí para quedarse. Si sabes crearla, desarrollarla y potenciarla, destacarás del resto. Tu marca personal es la manera en que te comunicas con tus lectores, la imagen de ti que les transmites. Ya no es suficiente con tener tus libros en Amazon, porque si no tienes una marca de autora que hable con tu público, que muestre tus valores serás una más entre tantos, pasarás desapercibida. La mayoría de los autores no son conscientes de la ventaja que supone construir su marca personal para ganar visibilidad, diferenciarte y destacar del resto

Tu marca persona está siempre allí, seas o no consciente de ella. #MarcaDeAutora

Cola de gente frente a un Apple Store
Construye tu marca de autora y fideliza a tus lectores

Una buena marca de autora ayuda a vender más libros? 

¡Claro que ayuda! Hoy en día los lectores tienen miles de libros a su alcance. La decisión de compra es un acto impulsivo, pero tener definida tu marca personal te ayudara a cautivarlos, haciendo que se sientan identificados contigo y con tu libro. Tu marca personal es el empujón que necesitas para que los lectores se interesen por ti, por tu forma de escribir y quieran comprar tus libros, no otros. Igual que la gente hace cola para comprar el último producto de Apple, construir tu marca de autora te ayudará a tener lectores fieles, que esperen con entusiasmo la publicación de tu libro

¿Qué características tiene una marca de autora eficaz? 

Tiene que ser auténtica, fiel a tus valores y constante en su comunicación. No sirve de nada querer ser quién no eres para llegar a más lectores porque esto produce en ellos una sensación de engaño y desconfianza que es difícil cambiar. 

No dudes en ser sincera y expresarte de forma natural. Mostrar tus fortalezas y debilidades te ayudará a humanizar tu marca y a acercarte a tu lector ideal. Seguro que hay personas que se identificarán contigo y querrán comprar tu libro. 

Además, ser constante en tu comunicación es fundamental para que los lectores te identifiquen, te recuerden y relacionen tus contenidos con tu marca de autora.

No sirve de nada querer ser quién no eres para llegar a más lectores. #MarcadeAutora

Tu marca de autora en las redes sociales

Las redes sociales son importantísimas para una escritora. ¿Cómo aprovechar bien la marca de autora en ellas? 

Primero, debes desarrollar la identidad de tu marca, para que tus publicaciones tengan tu sello personal a nivel visual y verbal. Cuida las imágenes que compartes y usa los elementos gráficos (colores, tipografías, fotografías) que te definen. 

Tienes que crear una coherencia visual para que tus lectores reconozcan en segundos tu perfil y tus publicaciones, así que presta atención a: 

  • La calidad de tu imagen de portada
  • Tu foto de perfil: nada de fotos de grupo y usa la misma en todas tus redes sociales. 
  • Como imágenes compartidas puedes publicar la portada o frases extraídas de tu libro, textos inspiradores o palabras destacadas de tus artículos. Como escritora, tienes muchos recursos para crear contenidos atractivos para tus lectores. 
  • Si compartes enlaces a vídeos, podcasts o artículos de tu blog, hazlo con imágenes que sigan el estilo de tu marca para que los lectores relacionen estas publicaciones contigo. 

Aplica la imagen visual de tu marca de autora a tus redes sociales, para que tus lectores sepan enseguida que ese perfil es el tuyo, que esa eres tú.

Coherencia en el uso de tu marca de autora en las redes sociales
Coherencia social en las redes sociales de OyeDeb

A veces, pensamos que escribir es sólo cuestión de palabras, pero estamos en la era de la imagen. ¿Qué importancia tiene lo visual para una escritora?

Debes tener en cuenta que cada vez hay mas libros en el mercado, con multitud de escritores que lanzan sus libros en las plataformas de autopublicación o en sus páginas web.

Si quieres diferenciarte, mostrar tus valores y ganar reconocimiento tienes que desarrollar la imagen visual de tu marca de autora, porque es clave para transmitir a los lectores tu potencial y hacer que te perciban como una escritora con oficio, no como una aficionada que se ha puesto a escribir. 

Invertir en la imagen visual de tu marca te ayudará a llegar a un público cualificado que comprará satisfecho tu libro, porque va más allá de las descargas a 0.99 € o gratuitas. 

En tu libro has invertido horas y horas de trabajo, estás transmitiendo tus conocimientos, ofreciendo valor o entretenimiento y eso hay que valorarlo; por eso, apostar por una imagen visual que te represente te posicionará en el mercado literario como mereces. 

Como ves, tu marca de autora está muy lejos de pretender que seas un producto prefabricado,igual a otros tantos. Cuando la creas, potencias tu individualidad, lo que te hace única como persona y como escritora y lo llevas a todos los ámbitos de tu trabajo literario. 

Esto no sería una masterclass si no tuviera su parte práctica. En la segunda parte de esta entrevista Marta va a compartir contigo sus estrategias para crear y aprovechar al máximo tu marca personal de autora. ¡No te lo puedes perder! 

Y ahora que ya sabes qué es una marca de autora, ¿ha cambiado tu percepción respecto a ser una marca? ¿Qué consideras esencial para para construir una marca potente? ¡Cuéntanos tus ideas y opiniones! 

¿Qué necesitas para ser escritora?

Mujer escribiendo a máquina

A la mayoría de las escritoras que conozco y con las que trabajo les cuesta "serlo". Aunque lleven toda la vida escribiendo o ya tengan dos libros publicados, si tienen que decir a qué se dedican escribir nunca ocupa el primer lugar: "soy administrativa, profesora, madre de gemelos o - incluso - estoy en paro", cualquier cosa antes que decir, alto y claro: "soy escritora". Si hay alguna un poco más valiente añade la coletilla "y, además, escribo un poco" a lo que considera su trabajo real. ¿También a ti te cuesta definirte como escritora

El oficio de escribir es expuesto y no siempre te lanzas a él sin escudo. ¿De qué te proteges? A veces, te sientes insegura y no sabes si tus textos son lo bastante bueno; otras te comparas con tus autores, blogueros o articulistas favoritos y - está claro - sales perdiendo. Sabes que escribir, al principio, apenas da para comer y llevas mal las críticas de tus amigos y familiares ("Y tú, ¿cuándo te vas a buscar un trabajo de verdad?") o te puede la falsa modestia que te han inculcado desde pequeña ("No te enorgullezcas de tu talento, que a nadie le gustan las presuntuosas").

¿Y así esperas ser una escritora de éxito?

Cito a Patti Digh, autora y coach: "Si supieras que tu arte te permite vivir, ¿cómo vivirías?" y te pregunto: "Si supieras que puedes vivir de escribir, ¿cómo vivirías?"

Si supieras que puedes vivir de escribir, ¿cómo vivirías?

La decisión más importante que vas a tomar en tu vida como escritora es la de serlo. Ser la persona que se define como escritora, y serlo cada día, en toda ocasión es el prerrequisito sin el cual, por más horas que pases al teclado, nunca serás más que una juntaletras. La fría voluntad sin alma no forja escritoras. Primero tienes que ser para, después, poder hacer y hacerlo bien

Entonces, ¿qué necesitas para ser escritora?

Compromiso fiero

La primera condición y la única verdaderamente importante. Aquí no estamos hablando de escribir para pasar el rato ni cuando te apetece. No se trata de que te prometas que empezarás a escribir mañana o que te sientes ante el ordenador medio ausente. Estamos hablando de fiereza y determinación, de escribir a pesar de la vida - incluso aprovechando la vida como material - y de hacer de tu manuscrito el centro de tus días, tu prioridad número uno.

El compromiso fiero es indiferente al tiempo que tengas disponible, a tus obligaciones como madre o como administrativa de nueve a siete. Exige de ti que hagas lo que tienes que hacer, porque no puedes hacer otra cosa.

El compromiso fiero te obliga a tomar decisiones radicales y a mantenerlas en el tiempo (robar horas al sueño, no ver a tus amigos, trabajar - y cobrar - media jornada, renunciar a Netflix y a las copas del sábado por la noche) sin saber si el resultado final merecerá la pena. Escribir se convierte en un acto de fe.

Mantenerte despierta

Cuando eres escritora, el mundo no es esa cosa gris que miras -pero apenas ves- a través de la ventanilla del autobús. El mundo tiene todos los colores de un Van Gohg  - y la misma fuerza. Todo es inspiración, de todo sacas ideas y todas tus ideas van a parar a tu libreta.

No dejes escapar ninguna idea. Tu creatividad es como un estanque: cada idea que sacas lo vacía, cada idea que capturas lo llena. Ten tus ojos abiertos a lo que te rodea, contempla la vida con curiosidad. Llena el estanque.

Hacer sitio

Mi adorada Virginia Woolf dijo: "Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si quiere escribir ficción". Una habitación propia significa hacer y hacerse sitio, físico y psicológico: tener un lugar para escribir, ordenar tu entorno, negociar esas horas para ti misma y tu texto.

Si escribir es tu religión acude a tu lugar de escritura como quien va a la iglesia: con fe, dispuesta a confiar y lista para rezar, para trabajar. Así es como los texos fluyen, como consigues que las palabras broten puras, descontroladas, geniales.

Invertir en tu manuscrito

Invierte tiempo de calidad - no te sientes a escribir a ratos muertos, con la mente puesta en otra cosa-, pero invierte también en las mejores herramientas que puedas conseguir y con las que te sientas cómoda. No regatees con los elementos que te harán brillar como escritora. Trabaja con el mejor PC, con los mejores programas, con un bolígrafo de lujo. No transijas.

Invierte también en la gente. Jennifer Lee, la autora del delicioso Right Brain Business Plan, las llama "tus cohortes creativas": son quienes te inspiran, te empujan a seguir adelante, te corrigen, te ayudan a poner los pies en la tierra, te alzan cuando te caes. Esas personas que comparten tu mismo compromiso fiero ante la vida son un recurso valiosísimo. Recurre a los mejores.

Librería: la gente quiere tu libro

Creer que hay alguien deseando leer tu libro

No sabes cómo, cuándo ni por qué tu libro ayudará, inspirará o hará feliz a otra persona, pero seguro que será así porque tus palabras causan un efecto en la vida y el pensamiento de tus lectores. En palabras de Seth Godin: "El arte se crea para que produzca un impacto - para transformar a otra persona". Estar convencida de que hay gente que quiere y necesita leer un libro como el tuyo es el mejor estímulo no sólo para sentarte a escribir cada día, sino para darte a conocer como escritora. 

"El arte se crea para que produzca un impacto - para transformar a otra persona."

No seas tibia ni tímida. Si quieres brillar como escritora, entrégate a las palabras y lleva al texto lo mejor de ti misma. Renueva tu compromiso con el oficio de escribir cada día. Sé esa persona que se define a sí misma como escritora. No te conformes con menos, porque tus lectores no esperan menos de ti.

¿Te defines como escritora con toda naturalidad o te cuesta? ¿Cuál es tu nivel de compromiso con este oficio? ¿Qué tienes y qué te falta para considerarte a ti misma escritora? 

Cuéntame cómo abordas cada día tu trabajo con las palabras. ¡Me encantan tus comentarios! 

Cautiva a tus lectores con un título irresistible

Puedes leer la primera parte de este artículo aquí.

Librería con miles de títulos
¿Cómo conseguir que tu libro destaque? ¡Dale un título irresistible!

¿Que tienen en común libros como La semana laboral de 4 horas de Tim Ferris, Usted puede sanar su vida de Louise L. Hay o Las mujeres que aman demasiado de Robin Norwood?

Estos libros han vendido millones de ejemplares en todo el mundo y, aún hoy, lo siguen haciendo. ¿Qué los hace tan atractivos para los lectores? En primer lugar, un título irresistible.

Un buen título puede ser la clave del éxito de tu libro. Miles de lectores hemos hojeado el libro de Tim Ferris soñando con trabajar 4 horas a la semana y, aún así, alcanzar el éxito profesional y personal al que aspiramos y a otros tantos nos ha cautivado la posibilidad de reparar todo aquello que no funciona en nuestras vidas siguiendo los consejos de la señora Hay.

El título es el escaparate de tu libro. Si atrae lo bastante al lector como para que eche un vistazo al interior, tienes más de la mitad de la venta hecha. Nunca subestimes el poder de un buen título (y subtítulo) y trabájalo como lo que es: una de las partes más importante de tu manuscrito.

Un título irresistible puede ser la clave del éxito de tu libro

¿Cómo crear un título irresistible?

En una editorial, elegir el título de los libros es un trabajo conjunto entre autor, editor y el departamento de marketing y publicidad. Se barajan docenas (y hasta cientos) de ellos antes de dar con el definitivo.

Crear títulos tan atractivos que ningún lector se pueda resistir parece una habilidad especial que sólo tienen unos pocos, pero la verdad es que cualquiera puede hacerlo si sigue la estructura que usamos muchos editores: 

Bastan tres pasos y algo de dedicación y tú también podrás crear un título irresistible.

Fase 1: el problema

¿Qué problema tiene tu lector ideal? ¿Qué estrategia o habilidad necesita aprender? En Las mujeres que aman demasiado el problema es justo ese: entregarse por completo a una relación y sentirse decepcionada o insatisfecha si no les corresponden; en La semana laboral... se sugiere que el libro contiene las estrategias necesarias para dejar de pasar media vida en el trabajo. 

Cuando trabajes esta fase, sé todo lo específica que puedas. Cuanto más profundamente seas capaz de describir el problema, punto doloroso o carencia de tu lector, mucho mejor. 

Fase 2: la promesa

La mayoría de los que compran y leen libros sobre desarrollo personal y autoayuda quieren obtener un resultado: dejar de enamorarse ciegamente, trabajar menos y ganar más dinero o resolver las cuestiones vitales que les atormentan y esperan que, como autora, les des una solución. Quieren saber cómo les va a cambiar la vida tu libro, qué beneficios van a obtener si lo leen. 

En esta fase, tendrás que pensar en los beneficios que ofreces a tus lectores y en cómo pueden mejorar si aplican tus consejos, estrategias o ejercicios.

Fase 3: la esperanza

Al final, lo que todos buscamos en los libros de desarrollo personal es la esperanza de que nuestra situación puede cambiar, que podemos resolver los problemas que nos agobian. Deseamos creer en un futuro mejor, al alcance de nuestro esfuerzo. Un título que exprese esa fe es irresistible para los lectores, así que ¡ofréceles esperanza!

Ahora tienes que pensar en cómo será la vida de tus lectores cuando hayan leído tu libro. Sé lo más descriptiva y optimista posible, pero ten en cuenta que bajo ningún concepto les puedes defraudar. No titules tu libro Hazte millonario en 40 días con mi estrategia probada en 3 pasos si no lo puedes demostrar. A los 40 días tendrás lectores igual de pobres, pero muy enfadados contigo. ¡No querría estar en tu lugar cuando empiecen a escribir reseñas en Amazon!

Si tu libro es más informativo que de autoayuda

No todos los libros de desarrollo personal se fundan en una promesa. Muchos son manuales que enseñan a los lectores técnicas y procedimientos para hacer o conseguir algo. Piensa en todos los manuales para Dummies o en títulos como Cómo escribir una novela: guía para principiantes (número 1 en su categoría en Amazon en este momento) o el superventas Es fácil dejar de fumar si sabes cómo. 

Lo que los lectores buscamos en estos libros es ayuda específica para problemas concretos, soluciones directas y procedimientos comprobados. El título tiene que expresar exactamente lo que conseguirán si leen el libro, ya sea adelgazar, escribir una novela o dejar de fumar.

Las tres claves de un título irresistible: problema, promesa y esperanza

¿Y qué hago con esa información?

Cuando hayas identificado el problema, tu promesa y la esperanza que ofreces (o hayas descrito qué conseguirá tu lector ideal), combinarás esa información en 10 o 12 títulos distintos. Dedica bastante tiempo a esa tormenta de ideas porque, te repito, un título con gancho es el 50% de la venta.

  • Procura que los títulos tengan entre 6 y 10 palabras, no más. Si tienes mucho que decir, hazlo en el subtítulo.

  • Tu objetivo es captar la atención del lector: hazle una promesa que no pueda resistir y házsela en un lenguaje atractivo, descriptivo y con el que se sienta identificado. Es la diferencia entre Cómo encontrar pareja después de los 50 El amor empieza a los 50: guía para encontrar a tu segunda (o tercera) media naranja. (Título y subtítulo).

  • Escribe los títulos y dáselos a leer a un par de amigos de confianza. Pregúntales cuál les gusta más, cuál suena mejor, cuál les llama más la atención. Presta atención a sus opiniones.

  • Los títulos no están escritos en piedra. Si ninguno te convence, escoge uno provisional y sigue con la tormenta de ideas hasta que des con el que te parece perfecto.

Portada de libro de John Green
Llama la atención de tus lectores con un título sugerente

El subtítulo

A veces 6 u 8 palabras no te bastan para explicarle al lector el contenido y beneficios que encontrarán en tu libro y como el título tiene que ser corto (también por una cuestión de espacio, ya que se escribe en una fuente mucho mayor para que destaque) puedes añadir un subtítulo que lo amplíe.

Para escribir un subtítulo potente no tienes más que seguir las reglas que te he indicado: piensa en las necesidades, problemas o dificultades de tu lector ideal y dirígete a él en un lenguaje evocador que le resulte atractivo.

El subtítulo es un buen lugar para mostrar a tus lectores algo de tu personalidad: ¿tienes mucho sentido del humor? ¿eres una fiera recopilando datos? ¿eres poética y te gusta jugar con el lenguaje? Un toque personal ayudará a que tu libro destaque. También puedes aprovechar para expresar tu punto de vista sobre el tema que abordas o para poner de manifiesto el valor de tus ideas y técnicas.

Con el subtítulo vas a demostarles a los lectores que tu libro es lo que estaban buscando. Fíjate en Cómo dejar de fumar: hágalo de una vez y casi sin darse cuenta. A la promesa explícita del título (dejar de fumar), el autor ha añadido su punto de vista personal (directo al grano: hágalo de una vez) y un beneficio muy atractivo: conseguirlo casi sin sufrir. Esta es una buena combinación de título y subtítulo.

Un buen título es el gancho perfecto para que los lectores se paren a pensar qué habrá en ese libro que les puede inspirar, ayudar y beneficiar. Empieza a trabajarlo cuanto antes, dale todas las vueltas necesarias y aprovecha estos mismos pasos para escribir los títulos de tus capítulos y subsecciones: ¡así mantendrás vivo el interés de tu lector a lo largo del libro!

Cada vez queda menos para que el esquema inicial detu libro esté listo. En una próxima entrada te contaré cómo escribir un primer y último capítulo eficaces: aperitivo y postre que harán que tus lectores disfruten de tu libro de principio a fin.

Y, por supuesto, me encantará saber si has aplicado este método para escribir tus títulos y cómo te ha ido o si los trabajas de otra forma, aprender de tí.

Escribir sin red: ¿cómo eliges tus ideas?

Mujer vista a través de una red

Si hay una pregunta que cualquier escritor ha escuchado mil veces es esta: "Y tú, ¿de dónde sacas las ideas?" y, en general, no la formulan los lectores, sino los escritores novatos. Pero esta no es la pregunta más importante. Como escritora, ya sabes que las ideas salen de cualquier parte: de una conversación escuchada a medias en un bar, de la cartelera del cine, de otros libros y novelas, del color del cielo de invierno a las cuatro de la tarde. Lo importante no es de dónde las sacas, sino cómo eliges las ideas más prometedoras entre las decenas de ellas que se te pueden ocurrir. 

Elegir una sola idea es arriesgado. Desde el momento en que tomas la decisión empiezas a escribir sin red. Puede que tus lectores no la entiendan y que te pidan que vuelvas a esos temas que conoces bien. Puede que recibas alguna crítica punzante o que tu libro no se venda mucho. Pero  es posible que, al prescindir de tu red de seguridad, descubras nuevos horizontes, nuevas teorías, otras palabras. Para escribir bien hay que perderle el miedo a la inseguridad.

Para escribir bien hay que perderle el miedo a la inseguridad.

Así eres, así eliges tus ideas

Hexaedros reflejados en un espejo
En toda escritora hay siempre más de dos mujeres conviviendo

Escribir no siempre es fácil. Crear un texto redondo, donde cada parte encaje con la siguiente de una manera fluida y que conecte con las necesidades y expectativas de tus lectores lleva trabajo. Por eso es tan importante que apuestes tus esfuerzos creativos a una idea ganadora. La cuestión es: ¿cómo seleccionarla? ¿cómo sabrás que, entre todas las que hay sobre el tapete, esta es la que te hará triunfar?

La elección depende de qué tipo de escritora eres, de cómo tomas tus decisiones creativas.

La centella

Eres la escritora ideal e idealizada, a la que visitan las musas y le susurran al oído la idea perfecta. Eres impulsiva, segura de ti misma y tomas decisiones en un segundo. Tu intuición y la inspiración del momento son tu guías y te dejas llevar por ellas, convencida de haber escogido la idea correcta. 

Sin embargo, esas decisiones tan rápidas podrían no ser producto de tu inspiración, sino de la falta de reflexión. Para no tener que escoger una idea que te resulta incómoda, decides escribir sobre lo primero que te viene a la cabeza. La próxima vez que captures una idea al vuelo, piensa si estás en un momento de creatividad o de comodidad

La inflexible  

Sabes de qué quieres escribir y, por lo general, es sobre esos temas con los que te sientes cómoda. No te gusta correr riesgos ni creativos ni estilísticos y prefieres jugar sobre seguro. Si eres una inflexible te gustará escribir series o sagas (porque ya sabes que la fórmula funciona) y te mantienes fiel a tu método de investigación. Nunca defraudarás a tus lectores, pero tampoco les sorprenderás. 

Si lo que quieres es posicionarte como experta en tu campo gracias a tus libros tienes que ser un poco rígida para llegar a profundizar en las tesis que quieres transmitir a tus lectores, que están buscando en tus libros conocimiento y ayuda, pero también puedes llegar a aburrirles a base de repetir las mismas ideas en cada libro. 

¿Por qué no intentas contemplar tu batería de ideas desde una óptica diferente? Una buena forma de hacerlo es dedicar un rato a la semana a escribir ficción: inventa historias, escenas, personajes para liberar tu creatividad.

La analítica

Como escritora analítica eres consciente de que aunque no todas tus ideas son viables, sí son dignas de atención. Las sopesas, las comparas y, de entre todas, seleccionas la mejor. Eres flexible y estás abierta a la improvisación porque sabes que un libro está en una constante evolución que solo termina con la palabra "fin".

Una "analítica" está más expuesta a las dos plagas que atacan a las escritoras de no ficción: la sobredosis informativa y el perfeccionismo. Tienes que tomar una decisión informada, así lees libros y blogs, compruebas cuánto se ha escrito ya sobre el tema que has escogido, quién lo ha hecho y qué reseñas tiene en Goodreads y en Amazon y pules tus palabras una y otra vez. Estás ocupada,sí, pero eso no es escribir. Ni siquiera es corregir. 

Si esta eres tú, tienes que asumir que alguna vez la vas a fastidiar, que no todos tus artículos y libros serán perfectos y que escribir mal forma parte del proceso de aprender a escribir bien.

Escribir mal forma parte del proceso de aprender a escribir bien.

Qué tipo de escritora predomina en ti determina la manera en que seleccionas tus ideas, pero también tu forma de trabajar y hasta lo que entiendes por ser escritora.

Ante la página en blanco tomas tu decisión: a veces te dejas arrastrar por esa chispa luminosa e inspirada y escribes veinte hojas que serán la base de tu libro o acabarán en la papelera. Otras, tienes que esforzarte por conseguir una frase, un párrafo, un capítulo y te eternizas en un continuo corregir y revisar. 

Pero hay ocasiones en que te tomas tu tiempo para evaluar tus ideas, analizar las dos o tres que crees más factibles y, finalmente, escoges una. Sobre esa empiezas a trabajar, con constancia, venga o no tu musa a verte. En ocasiones, tus palabras serán pura magia brillante, otras veces, no tanto, pero siempre serán auténticas, fruto una verdadera decisión artística y de un trabajo bien hecho.

Y tú, qué tipo de escritora eres? ¿Cómo decides sobre qué quieres escribir? ¿Cómo te sienta escribir sin red? 

La psicología de la creatividad me interesa mucho y me encantaría leer tu opinión. Déjame un comentario aquí o donde quieras. 

Echa un vistazo a mi caja de herramientas

Te sugiero que, para llegar a ser un buen escritor, fabriques tu propia caja de herramientas

Stephen King - Mientras escribo Tweet

¿Estás empezando a escribir? Necesitas seleccionar las herramientas que quieres en tu caja. ¿Ya llevas tiempo escribiendo? Vuelve a organizarla para asegurarte de que contiene las que necesitas. Una escritora productiva y eficiente necesita una caja de herramientas útiles y en perfecto estado. 

¿Qué contiene una caja de herramientas?

Crea tu caja de herramientas para escribir
El osito es opcional

En tu caja encontrarás toda la ayuda que necesitas para hacer de escribir tu oficio y desempeñarlo bien. En ella guardarás herramientas útiles para ti y aquellas con las que te sientas más cómoda. 

Puedes incluir las que quieras, pero asegúrate de que son las que de verdad necesitas. No escojas aplicaciones y herramientas tan complicadas que aprender a usarlas te ocupe ese tiempo precioso que deberías emplear en escribir. 

Para que tus herramientas sean eficaces, tienen que: 

  • Permitirte capturar todas tus ideas, en cualquier momento y lugar.
  • Simplificar tu proceso de escritura: hacerlo más limpio, reducir el número de correcciones de cada texto, artículo o capítulo, disponer de un esquema ordenado con el que empezar a escribir y planificar la producción de tu manuscrito (lanzamiento, marketing, publicación y ventas).
  • Ayudarte a controlar la ansiedad creativa (y no agobiarte más).
  • Archivar y conservar todas tus ideas, las uses o no en el libro que estás escribiendo. Recuerda:  

Una escritora no se deshace nunca de las sobras.

¿Necesitas un poco de inspiración para empezar a seleccionar tus herramientas? Echa un vistazo a las mías. Si las uso es porque he comprobado que funcionan. Puedes elegirlas tú también o incluir cualquier otra. Lo único que importa es que a ti te vayan bien.

Mi caja de herramientas

Mi caja de herramientas es muy simple. Sólo contiene un puñado de ellas que uso todos los días. Es ligera y eficiente y me ha funcionado durante años. 

Te recomiendo que también la tuya sea liviana: ¿de verdad necesitas un montón de elementos, aplicaciones y widgets ocupando tu espacio físico, lógico y mental? Pruébalas todas, pero quédate solo con aquellas que vayas a usar con frecuencia. 

¿Vemos las mías? 

Cuadernos y bolígrafo: el clásico

Caja de herramientas: cuadernos y bolígrafo
Cuaderno de todo, cuaderno de ideas y el boli que me compré en Málaga

Yo uso dos tipos de cuadernos: un "cuaderno de todo" (como lo llamaba Carmen Martín Gaite) que llevo siempre conmigo y donde anoto cualquier cosa: ideas, bocetos, recados... y un cuaderno de ideas, donde anoto y dibujo las más prometedoras. Suelo llenar un cuaderno de ideas cada año ¡y los guardo todos!

Diccionarios: los imprescindibles

El corrector  de tu ordenador no es infalible; de hecho, falla bastante y nunca puede (ni debe) reemplazar a unos buenos diccionarios. Ante cualquier duda semántica u ortográfica, acude a ellos. Al menos debes tener dos (en papel u online): 

  • Uno general (RAE, María Moliner)
  • Uno de sinónimos y antónimos que te ayudará a dar variedad a tu léxico. 

También son muy útiles los portales del Diccionario Panhispánico de dudas  y el de la Fundación del español urgente (Fundeu). 

Mapas mentales: eficaces y creativos

Caja de herramientas: mapas mentales

Los mapas mentales son una manera natural, rápida, eficaz y creativa de capturar y conservar ideas e información en muy poco espacio. Yo los uso para todo y, especialmente, en mi cuaderno de ideas. 

¿No sabes cómo dibujarlos y usarlos? Te lo explico en mi guía gratuita que puedes bajarte aquí

En mi portátil: programas y apps

Caja de herramientas: en m portátil

No uso muchos programas o apps para escribir; de hecho hace poco he desinstalado Wunderlist de mi móvil porque me estaba agobiando ver el número de tareas pendientes (¡adiós aplicación, hola agenda en papel!), pero sigo usando estos: 

  • Evernote: tengo instalada la versión gratuita en el portátil y el móvil que uso para guardar "recortes" de páginas interesantes y para grabar notas de voz. 
  • Asana: perfecto para organizar, controlar y evaluar  mis proyectos profesionales y para trabajar con mis clientas. Muy intuitivo y fácil  de usar, aunque sólo está en inglés. 
  • Focus timer: una app que me permite racionar el tiempo que dedico a investigar en internet (o que paso en las redes sociales). ¡Solo por no oír la alarma, rara vez consumo los 25 minutos permitidos!
  • Scrivener: el programa más recomendado para escritores. Hace poco que lo tengo (mi hermana Ana  me lo ha regalado por mi cumpleaños) y, aunque he trabajado con la versión de prueba de 30 días, aún no le he sacado todo el partido. Sigo investigando y, si merece la pena, te lo contaré en un próximo artículo. 

Esto es lo que hay en mi caja de herramientas. ¿Tienes ya la tuya? ¿Qué hay en ella o que te gustaría que hubiese? ¡Cuéntamelo! 

¿Conoces a alguien a quien le puede interesar este artículo? Compártelo, por favor.

Pros y contras de publicar en una editorial : ¿Cómo publicar tu manuscrito?

¡Por fin has terminado tu manuscrito! ¿Y ahora, qué? Ahora tienes que empezar a pensar en cómo y dónde quieres publicarlo.
La primera idea de cualquier escritora es acudir a una editorial (convencional o de autopublicación). ¿Cómo elegir entre una y otra? Aunque el tema es complejo (y daría para casi un libro) te voy a dar unas pistas sobre lo que supone publicar en una editorial. Yo soy escritora y tengo mi opinión, pero aquí voy a ser lo más objetiva posible para que elijas con sensatez y sabiendo lo que haces.
Una última recomendación antes de seguir: la publicación es fundamental. Dependiendo del modelo que escojas tu exposición mediática, el número de lectores a los que llegues y tus ventas pueden variar una enormidad, así que olvídate de cualquier idea preconcebida y antes de decidirte asegúrate que sabes la respuesta a estas dos preguntas:

  • ¿Qué quiero conseguir con mi libro?
  • ¿Qué plataforma es la mejor para conseguir mis objetivos?

Aquí no se trata de hacer “lo que hace todo el mundo”, ni de soñar románticamente con ver tu libro en todas las librerías, sino tomar la mejor decisión para ese libro al que le has dedicado tantas horas.
Veamos, entonces, los dos tipos de editoriales

La editorial convencional

Publicar en una editorial convencional
Photo by Pj Accetturo on Unsplash

No nos vamos a engañar: la gran editorial famosa es siempre nuestra primera opción. A las dos nos gustaría ver el logo de AnagramaPenguin Random House o Siruela en nuestras portadas y nuestros libros en sus prestigiosos catálogos. ¿Qué hay de bueno y de no tan bueno en publicar con un importante sello editorial?

A favor

  • Vas a tener una editora (somos más mujeres en la profesión) que trabajará en tu manuscrito. Sí, lo has revisado varias veces pero las editoras lo miramos con otros ojos y estamos atentas a otros detalles (literarios, económicos, publicitarios y legales) que a tí se te pueden haber pasado.
  • La editorial promocionará y distribuirá tu libro a una escala mucho mayor: notas de prensa, entrevistas, promoción especial en librerías; el equipo de marketing y publicidad trabajará para que tu libro llegue a un buen número de lectores.
  • Serás una AUTORA: no una “autora” sino así, con mayúsculas. Cuando te ha publicado una editorial importante tus potenciales lectores te valoran más. Dime con quién andas…
  • Y cobrarás un anticipo. Como su nombre indica, te adelantarán un dinero sobre lo que la editorial estima que obtendrá por la venta del libro. Este asunto de los “anticipos” puede ser un poco espinoso, así que quédate con el concepto general y prometo escribir a fondo sobre el tema en un futuro artículo.

En contra

  • Llegar a estas editoriales es difícil. Reciben cientos de manuscritos a la semana, los lectores editoriales están desbordados y, como al fin y al cabo es un negocio, prefieren apostar por autores consagrados, cuya trayectoria conocen y sobre cuyos libros es más fácil hacer una buena estimación económica.
  • Puede que tengas que contratar a un agente literario: los agentes son intermediarios entre los escritores y las editoriales y, por supuesto, te cobrarán un porcentaje por sus servicios.
  • Cuando firmas un contrato con una editorial, le estás cediendo los derechos de explotación de tu libro, y eso puede (o no) incluir aspectos como la traducción, la cesión a terceros (venta de derechos), los derechos cinematográficos…tu libro es menos “tuyo”.
  • No todas las editoriales valen. Antes de remitir tu manuscrito tendrás que informarte bien acerca de qué tipo de libros publican y asegurarte de que el tuyo encaja en la línea editorial o acabará en el “cementerio de los manuscritos olvidados”.
  • Tu porcentaje sobre ventas (los royalties) son mucho menores (entre el 7% y el 15%, según la editorial), porque una editorial es una empresa y sus gastos son importantes.
  • El proceso de edición es muy lento. Desde que te aceptan un manuscrito y firmas el contrato hasta que tu libro está en las librerías pueden pasar meses.

Pero no te desanimes si tu sueño es publicar en una editorial convencional. Además de las grandes, hay muchas otras más pequeñas a las que es más fácil acceder. Haz algo de investigación pero ¡cuidado!: no es lo mismo una editorial pequeña que una de autopublicación.

La editorial de autopublicación

La autoedición cuesta dinero
Photo by Šaras Kvederys on Unsplash

Has enviado tu libro a tu editorial favorita y (a) te lo han devuelto con una nota de rechazo o (b) ni siquiera te han contestado. El manuscrito te quema en el ordenador y quieres verlo publicado. Una búsqueda en Google te mostrará varias editoriales que, por un precio más o menos alto, publicarán tu libro – son las Vanity Presses, o editoriales de autopublicación, algunas de ellas ligadas a las convencionales (como Caligrama, que pertenece a PRH, o Planeta de Libros, de Planeta) y otras independientes como Círculo Rojo.

A favor

  • Es facilísimo acceder a ellas: en su página web encontrarás información detallada de todos sus servicios, precios e instrucciones para hacerles llegar el manuscrito.
  • Son mucho más rápidas: no tendrás que esperar meses para ver tu libro publicado porque no se toman tantas decisiones acerca de cada proyecto (no es la editorial la que “se juega” el dinero).
  • Disponen de su propia web para dar cobertura y visibilidad a los autores y sus obras. Son plataformas grandes, que reciben muchas visitas, así que el nivel de exposición de tu libro será alto.
  • Tienes más control sobre el contenido y el estilo de tu manuscrito. Sí, todas ellas tienen editores en plantilla que van a trabajarlo, pero en última instancia es tu dinero y tu decisión.
  • A los ojos de tus potenciales lectores sigue siendo una “editorial”: nunca sabrán que has pagado por la edición de tu libro; tu prestigio como autora subsiste.

En contra

  • Te va a costar dinero: nada de anticipos, el dinero lo pones tú. Estamos hablando de entre 450 € (para los servicios más básicos) hasta packs premium que se acercan a los 3.000 €. Si tu libro tiene características especiales (muchas páginas o ilustraciones a color) te harán un presupuesto personalizado.
  • Nunca he visto un contrato de edición con una editorial de autopublicación, así que no puedo darte información fiable acerca de las condiciones económicas, pero no olvides que son un negocio y que de lo que obtengas por la venta de cada ejemplar, la editorial se llevará un porcentaje.
  • Tú vas a hacer la mayor parte del trabajo de lanzamiento y promoción de tu libro. Sí, estarás en su web de autores (y, por favor, no pienses que por estar allí también vas a aparecer en la del sello editorial del que dependen), pero poco más. Si quieres que tus ventas vayan bien, vas a tener que mover tu libro.
  • Una última advertencia acerca de las editoriales de autopublicación: aunque la mayoría sean empresas solventes, hay por ahí algunos desaprensivos que te exigen por contrato una tirada mínima que de pequeña no tiene nada y los libros que no se vendan se los tienes que recomprar (a un precio “especial”, eso sí). De repente, te puedes encontrar con varias cajas de libros sin vender en el salón y acabar yendo por los bares a la hora del vermut con ejemplares en una bolsa, intentando colocarlos como sea (caso verídico; mi hermana pequeña se quedó con un ejemplar porque la chica le dio lástima).

¿Son tan malas estas editoriales? En realidad, depende de lo que quieras para tu manuscrito. Casos hay de escritoras que han empezado así y han terminado publicando en unos sellos de la editorial matriz, así que no las descartes si encajan con tus objetivos.

¿Editorial convencional o editorial de autopublicación? ¿Has probado con alguna y quieres compartir tu experiencia? Si ninguna de estas opciones te llama la atención, en unas semanas te cuento los pros y contras de la publicación “indie” (independiente) y respondo a la pregunta: “¿me conviene publicar en Amazon?”